Drones y Agricultura, mejora de los tratamientos fitosanitarios.

22

MARZO 2018

La aplicación de fitosanitarios con drones es una realidad cada vez más cercana. Una herramienta complementaria a tener en cuenta para tratamientos localizados y precisos, que facilitarán el trabajo en el campo y lo harán más eficiente.

La tecnología avanza a pasos enormes y no espera por nada ni nadie. Los sectores más tradicionales, como el agrícola, tienen que adaptarse y tratar integrar nuevas soluciones  que nos brindan los avances tecnológicos. Una de las tendencias tecnológicas actuales son los drones. Estas máquinas se han asentado en muchísimos sectores, desde el ocio y el mundo audiovisual hasta, como no, el mundo agrónomo. Los drones se han convertido en una herramienta al servicio de la agricultura, facilitando el trabajo y haciéndolo más eficiente.

El uso aéreo de fitosanitarios a través de drones está todavía en desarrollo, sin embargo dentro de nada podremos ver algún dron fitosanitario pulverizando algún campo.

En esencia los drones van a ser el complemento fitosanitario perfecto para los tratamientos terrestres y los aéreos, a pesar de que van a estar regulados por las Administraciones, ya que son máquinas que realizan una actividad que está reglamentada por dichas Administraciones, la aplicación aérea de productos fitosanitarios.

Las ventajas que aporta el uso de drones para esta actividad son muy positivas. La accesibilidad que nos otorga el uso de drones evita que los agricultores se expongan a los productos fitosanitarios que pueden ser productos con altos niveles de toxicidad. Por tanto, la principal ventaja que nos aporta es un ámbito laboral saludable, además de la agilidad, practicidad y eficiencia que nos reportan estas herramientas consiguiendo seguridad personal, medioambiental y ahorro de recursos.

 

 

En esencia los drones van a ser el complemento fitosanitario perfecto para los tratamientos terrestres y los aéreos, a pesar de que van a estar regulados por las Administraciones, ya que son máquinas que realizan una actividad que está reglamentada por dichas Administraciones, la aplicación aérea de productos fitosanitarios.

Las ventajas que aporta el uso de drones para esta actividad son muy positivas. La accesibilidad que nos otorga el uso de drones evita que los agricultores se expongan a los productos fitosanitarios que pueden ser productos con altos niveles de toxicidad. Por tanto, la principal ventaja que nos aporta es un ámbito laboral saludable, además de la agilidad, practicidad y eficiencia que nos reportan estas herramientas consiguiendo seguridad personal, medioambiental y ahorro de recursos.